Centrémonos en nuestra gente

Escrito en octubre de 2013

Cuantas veces nos quejamos de la situación que vivimos, de la delincuencia, la injusticia, la apatía ante los diferentes problemas que enfrentamos como país, pero que estamos haciendo por corregir todo esto, cual es nuestro aporte desde donde estamos para mejorar no solo nuestro presente sino el futuro de nuestros hijos.

En primer lugar debemos de hacer que nuestros niños tengan sueños y aspiraciones, permitirles soñar con un futuro lleno de oportunidades; pero oportunidades reales,  en el cual tengan como primera meta terminar sus estudios, que sueñen con lo que ellos quieran ser pero que se conviertan en personas productivas para nuestro país.

Se deben de generar alianzas entre los padres y maestros para apoyarse en el proceso de aprendizaje de los pequeños, quienes deberían de disfrutar asistir a clases, aprender y así poder crear jornadas más largas de estudio para mantenerlos ocupados y no dejar espacio para la vagancia y el ocio.

Pero no es suficiente terminar la escuela, es necesario ir más allá, que existan oportunidades. Oportunidades en las que se les incentive a seguir estudiando, a finalizar una carrera, a prepararse para afrontar el futuro pues esta es la única manera en la que podamos ser más quienes formemos parte de la base de la pirámide del desarrollo para sacar adelante a nuestro El Salvador.

Ahora bien, que hacemos con nuestros jóvenes cuando terminan sus estudios, acá en este punto es donde debemos de tomarnos de la mano gobierno, empresarios, ONGs, organismos internacionales, en fin todos los sectores involucrados en el desarrollo del país pues justo acá es donde debemos de garantizar que nuestros jóvenes al estar preparados si tendrán acceso a empleos dignos, con salarios competitivos, con oportunidades lo suficientemente buenas como para evitar que exista fuga de talentos.

Debemos de aspirar a que quienes tengan la oportunidad de estudiar fuera del país quieran regresar con ideas innovadoras, frescas que no solamente los beneficien a ellos sino también vean por el beneficio de sus hermanos salvadoreños, retribuyendo con esto un poco de lo que ellos han aprendido pues el objetivo de todos debe de ser sacar adelante a El Salvador para que juntos todos progresemos.

Es necesario potenciar el diálogo y concertación con la mayor representatividad pues es la única manera de generar consenso sobre las políticas sociales que a mediano y largo plazo pueden llevarnos a alcanzar este objetivo, con metas tangibles enfocadas al beneficio de todos como sociedad, centrar nuestros esfuerzos en nuestra gente, especialmente en quienes más lo necesitan, apostémosle al progreso de nuestra nación y es por esto que debemos de potenciar las capacidades de nuestra gente, bajo una visión compartida que genere beneficios hoy pero también de manera sostenible en el tiempo.