Alianza #Nuevo País logo
Alianza #Nuevo País logo

#NuevoPaís

San Salvador, 26 de Julio de 2018

El origen y fin de la actividad del Estado es la persona humana.

El ser humano y la vida, la familia y su bienestar, la educación y la igualdad de oportunidades, son desafíos urgentes para lograr una sociedad más justa, más libre, más ordenada, más próspera y siempre en paz.

El Estado se concibe organizado para el beneficio del ser humano como miembro de la sociedad, y nunca en función de intereses particulares. La democracia como forma de vida, se fundamenta en el ejercicio irrestricto de la libertad de expresión, garantía del pluralismo y en definitiva, de la vida republicana.

El humanismo, la solidaridad y la democracia, son la brújula ineludible de las naciones libres y prósperas, y a su vez, barrera de las prácticas demagógicas y populistas.

El pluralismo implica favorecer la expresión y difusión de diversas opiniones, creencias o concepciones, a partir de la convicción de que ningún individuo o grupo es depositario de la verdad, y que esta solo puede ser alcanzada a través de la discusión y el encuentro entre distintas formas de ver las cosas. De ahí, la importancia del reconocimiento y prevalencia de la voz ciudadana, estableciéndose nuevos mecanismos participativos y fiscalizadores, que garanticen que el próximo Presidente de la República y los funcionarios que designe, desarrollen sus actividades en la búsqueda del bien común y sobre la base que los recursos públicos son sagrados.

La corrupción tiene que quedar atrás, en las tristes páginas de nuestra historia.

Si bien la migración genera remesas, fractura la familia y favorece la delincuencia. Es urgente y prioritario generar condiciones y oportunidades dentro del territorio nacional, para lo cual es indispensable modificar la plataforma educativa para una oferta laboral que habilite la atracción de nuevas inversiones y consecuente generación de empleo, creándose un nuevo entorno económico, en el que los programas de prevención a la delincuencia, rehabilitación y reinserción, como control del territorio, sean efectivos y sostenibles.

El crecimiento económico es el fundamento para mejorar las condiciones integrales de vida de todos los habitantes, el factor natural de estabilidad de las finanzas públicas, como la garantía primera de pensiones dignas y de la responsabilidad subsidiaria del Estado.

Una nueva visión de país y la conformación de un gobierno de amplia participación, determinan el rol instrumental que los partidos políticos deben adoptar en forma decidida para superar las inercias actuales, los debates insensatos y todo lo que históricamente nos mantiene confrontados y divididos.

Es necesario construir a partir del año 2019, el gobierno de amplia participación ciudadana que nuestro país necesita para mejorar en el mediano y largo plazo en forma irreversible, las condiciones de seguridad, generación de empleo, salud, educación y demás servicios básicos para la ciudadanía, en armonía con el medio ambiente, logrando a través de la descentralización que los beneficios lleguen a todo el territorio, particularmente a las zonas más vulnerables. Por ello, la necesidad de generar consensos más allá de gestiones presidenciales o ideologías, para que el país progrese con base en la certidumbre, la confianza y estabilidad.

Este marco impone retos nacionales impostergables, dentro de los que encontramos los siguientes:

1. La solución a los graves problemas de El Salvador, requiere de un diálogo respetuoso, incluyente y participativo, en el que se dejen de lado los intereses personales, partidarios o de grupo y se ponga en el centro de la función gubernamental, la dignidad de la persona y el bienestar de la familia salvadoreña;

2. Se debe privilegiar el diálogo constructivo, respetando a quienes piensan y opinan diferente, como único camino para construir las verdaderas y profundas soluciones de país, a través de políticas públicas de largo plazo;

3. Para una auténtica auditoría social es necesario promover, sea la participación ciudadana en el ejercicio de la gestión pública o en la elaboración de los parámetros que la rigen;

4. Generar igualdad de oportunidades, a partir de inversión en capital humano;

5. Crear políticas de descentralización, incluyendo mayor empoderamiento municipal, que faciliten llevar desarrollo a todo el territorio nacional;

6. Desarrollar una estrategia proactiva de relaciones internacionales, orientada al respeto de los derechos de los salvadoreños en el exterior, acceso a nuevos mercados, la atracción de inversiones y la búsqueda de cooperación para el desarrollo; y,

7. El manejo adecuado del medio ambiente, como detonante para el desarrollo de la economía sustentable, debe incluir prioritariamente el más ambicioso plan de protección y aprovechamiento de las tres regiones que componen la cuenca hidrográfica del río Lempa, así como el manejo adecuado de los desechos sólidos y el tratamiento de las aguas residuales.

También identificamos, entre otras, las siguientes medidas programáticas:

I. Respetar escrupulosamente la independencia de los Órganos de Gobierno, preservando particularmente y fortaleciendo los logros habidos en el control del ejercicio del poder;

II. Manejar responsablemente las finanzas públicas, evitando el despilfarro y terminando todo tipo de privilegios para los funcionarios públicos, priorizando acciones que mejoren la calidad del gasto, la provisión de servicios públicos y garantizando la sostenibilidad de los programas sociales en forma incluyente y sin discriminación alguna;

III. Fortalecer los mecanismos que garanticen la estricta fiscalización del uso de los recursos asignados a la Presidencia de la República;

IV. Hacer del conocimiento público las decisiones y resoluciones emitidas por los funcionarios del Órgano Ejecutivo, así como de sus motivaciones y justificaciones;

V. Fijar los salarios y prestaciones de los funcionarios públicos con base en la realidad del país, sin privilegios;

VI. Los funcionarios públicos no deberán ejercer simultáneamente, posiciones de dirigencia partidaria;

VII. Nombrar a los Ministros, Viceministros y en general a los funcionarios del Órgano Ejecutivo, con base en su capacidad, espíritu de servicio, trayectoria de vida y méritos personales, sin que en ello incida su pertenencia partidaria;

VIII. Terminar con las prácticas por las que la relación de parentesco con funcionarios de gobierno influya en la contratación del personal de las instituciones del Estado, erradicando el nepotismo; y,

IX. Implementar en el Órgano Ejecutivo, auditorías independientes, libres de presiones externas, sin perjuicio del fortalecimiento del ente contralor del Estado.

La construcción exitosa de grandes acuerdos de nación es solo posible con la concurrencia de todos.
República significa cosa de todos y lo que es de todos a todos toca administrarlo y dirigirlo.

Mauricio Interiano
Orellana

ARENA

Manuel Alfonso
Rodríguez Saldaña

PCN

Eduardo Antonio
Arias Rank

DS

Rodolfo Antonio
Parker Soto

PDC

Carlos Calleja

Candidato a Presidente

Carmen Aída Lazo

Candidata a Vicepresidenta