Necesitamos tener un presidente que se ponga al frente

San Salvador, 11 de diciembre de 2018

Carmen Aída Lazo, candidata a la vicepresidencia de El Salvador de "Alianza por un Nuevo País", tuvo un mano a mano en el programa "Debate con Nacho". Ahí, Carmen Aída respondió a varias interrogantes sobre cómo buscarán Carlos Calleja y ella gobernar.

Carmen reconoció que en algunos ámbitos todavía se están haciendo los estudios respectivos para generar propuestas concretas y viables. En otros demostró tener ya las líneas trazadas, y lo compartimos acá.

A continuación, los aportes más destacados de nuestra candidata a la vicepresidencia:

“El dinero es cobarde en el sentido que el dinero necesita confianza, necesita certidumbre. Quizás como comentarle, la semana pasada yo me reuní con inversionistas que son tenedores de los bonos salvadoreños, y ellos claramente lo que piden es certidumbre, certeza, un gobierno que tenga un rumbo claro ¿verdad? Un respeto por la estabilidad macroeconómica. Es bien importante para el inversionista y para el emprendedor que no haya cambios en las reglas del juego. Que no sea excesivamente costoso hacer negocios en El Salvador. Y este es un país donde han incrementado los costos de hacer negocios porque es bien complejo cumplir con la excesiva burocracia”.

“Para poder empujar en el tema de seguridad y generación de empleo necesitamos tener un presidente que se ponga al frente de los esfuerzos. Por ejemplo, en el caso del presidente de Honduras él va y hace un esfuerzo personal por buscar inversiones, eso es lo que necesitamos y es el compromiso de Carlos Calleja”.

“Agarramos los hogares en pobreza, cifras oficiales; y lo que nosotros encontramos era que hay 200,000 hogares que están en situación de pobreza y que no reciben el subsidio del gas. La pregunta es ¿por qué no lo reciben? Porque… la idea es que los subsidios tienen que llegar a la población que lo necesita. A la población que está en una situación de recursos compleja ¿por qué no lo reciben? Hay varias razones por las cuales están excluidos. Hay un porcentaje importante de hogares que no recibe la factura eléctrica, que es el criterio que se ha utilizado para brindar el subsidio al gas, o por lo menos para ser elegible para el subsidio del gas”.

“La idea es tener un criterio que no sea el de la energía eléctrica, por ejemplo, donde usted vive en su residencia, es un mejor indicador socioeconómico en lugar de saber cuánto usted consume de energía eléctrica. Hay hogares, por ejemplo, que están en condiciones de hacinamiento, a veces hay dos familias viviendo en una casa y pasan de los 200 kilovatios al mes que es el límite del subsidio. Entonces ¿qué es lo que tenemos que hacer? Este hogar merece el subsidio, es un hogar en condiciones de pobreza. Podemos a todas estas personas que están excluidas y que lo merecen, podemos llegar y darles un subsidio a estas personas que no llega".