50 MIL VIVIENDAS DIGNAS

12 de diciembre de 2018

El actual déficit habitacional afecta miles de salvadoreños que viven en hacinamiento, con precariedad en la vivienda y altos grados de inseguridad y vulnerabilidad.

La Constitución de la República establece en su artículo 119 que, el “Estado procurará que el mayor número de familias salvadoreñas lleguen a ser propietarias de su vivienda” y, cumpliendo ese derecho, Carlos Calleja y Carmen Aída Lazo, presentan su propuesta “Vivienda digna”.

En los últimos años ha habido falta de voluntad política, una planificación ordenada y un abordaje integral a partir de múltiples factores que han afectado el acceso a vivienda digna de los salvadoreños.

Esta acción de gobierno de Vivienda Digna, contempla la construcción de 10 mil viviendas dignas y accesibles adicionales por año, para ello se creará un Fondo para la Vivienda Digna, el cual será administrado por FONAVIPO, con lineamientos técnicos y estándares mínimos para la construcción de viviendas, bajo un concepto de “nuevo urbanismo” que contribuya a la dignificación de la persona y la construcción de cohesión social.

El proyecto político que estamos construyendo junto a Carmen, tiene como prioridad la dignidad humana al centro y, en ese sentido, Vivienda Digna no es únicamente un proyecto de construir viviendas, como ha sido en los últimos años, en el que ha habido una completa falta de alineación de objetivos y esfuerzos entre todos los actores relacionados con el tema. Nosotros trabajaremos de la mano con municipalidades, por ejemplo, apoyando sus iniciativas de construcción de viviendas, pero asegurando que se cumplan los estándares mínimos y los lineamientos técnicos”, dijo el candidato a la Presidencia, Carlos Calleja.

El último plan gubernamental “Casa para Todos” ha generado grandes pérdidas en la venta de viviendas y mantenimiento de las mismas, afectando tanto al sector económico como a los ciudadanos.

“Destinaremos una inversión pública anual de $20 millones durante 15 años, también estableceremos asocios público-privados que permitan una inversión anual de $100 millones, que serían: $20 millones del Gobierno de El Salvador, más $80 millones aportados por la empresa privada. Vamos alinear la cadena de valor y apoyarnos con aliados de varios sectores para la construcción de viviendas dignas accesibles para que la oferta y la demanda de vivienda coincida”, secundo la candidata a la Vicepresidencia, Carmen Aída Lazo.

Así mismo, se reducirán los costos indirectos de los desarrolladores, facilitando trámites y permisos de construcción, como permisos ambientales, gestionando también la tierra finalista.

“Reconocemos que, en el país, muchos hogares son liderados y mantenidos por mujeres: madres solteras que sacan a sus hijos adelante. La mayoría de líneas de crédito para vivienda exigen dos ingresos por hogar, lo que automáticamente excluye a estas mujeres de su derecho de acceso a vivienda. Por eso, habilitaremos líneas preferenciales de crédito y asistencia del Estado para que las madres cabeza de hogar puedan optar por una vivienda propia”, puntualizó Carlos Calleja, candidato a la presidencia.